Campaña mediática contamina Zaragoza

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Pabellon Zaragoza

 

SOBRAN TROVADORES, FALTAN CIUDADANOS….

Así, como ruido de frenazos, antes que empezase el ¨rally ¨ suena la campaña mediática zaragozana sobre el cambio del nombre del pabellón ¨Príncipe Felipe¨.

Parece que los queridos representantes del pueblo soberano, llamándose políticos, han resuelto todos los problemas sociales y sólo quedaba el espectáculo preelectoral.

  Como de un vodevil medieval se tratase, no falta ni el absurdo, ni el ridículo, ni los actores sobreactuando.

 

LA FÁBULA

El Alcalde Pedro Santisteve, presentando la nueva formación política ¨Zaragoza en Común ¨, acorde con la ley y su programa electoral, elegido por más de 80.000 ciudadanos cambia el nombre del pabellón ¨Príncipe Felipe ¨ y hace homenaje ¨post mortem¨ al de José Luis Abós, en reconocimiento y mérito del entrenador de CAI, por sus valores de esfuerzo, constancia y sana competitividad por ser un ciudadano ejemplar.

 

¡SE LEVANTA LA POLVORA!…

Y se busca la culminación, el conflicto. El alcalde tiene que ser crucificado. Políticamente! Como sea….por el peligro de extinción de ideas. Sin darle cien días de gracia.  si cumple con el contenido de su programa, atacarle por las formas, por las vestimentas …

 

Y EMPIEZA EL ESPECTACULO,  SE AUMENTA EL RUIDO

Suenan los tambores, las flautas y las gaitas, saltan las palabras, se cambian los trajes, el escenario se llena de trovadores. Todo, para que el público se divierta. Cuando más ruido y luces, menos pensará… más contento se irá a casa.

El malo: el alcalde! Está más que señalado, es  arbitrario, totalitario, hace todo sin consenso, es peligrosamente radical, exhibe otras banderas en el balcón del ayuntamiento, quiere quebrar la democracia, aspira a eliminar la monarquía,…. Nos va a llevar a la ruina.

Ésta es la condena política, anticipadamente proyectada. Un ruido de frenazos como canta Sabina.

 

SE ACERCA LA CULMINACION.PERO DÓNDE ESTÁ EL PROBLEMA?

Como en el típico vodevil, el problema está donde realmente no lo hay.

Hay paradojas reales?   Más de una.

Y olor a naftalina predemocrática, políticamente arcaica y retrógrada. Porque poner nombres a gobernantes y jefes de estado en vida para que adornen cualquier rincón del espacio público, nombrar monumentos, calles, edificios, etc. se llama culto a la personalidad. Es típico de los países del antiguo Pacto de Varsovia, Cuba, Venezuela,   la Alemania nazi, la España franquista. Un “Síndrome de Estocolmo” político y social. Que se supone que tenía que haber sido superado con el paso de los años oscuros…

 

AHORA SON TIEMPOS NUEVOS

Los regímenes totalitarios, casi todos, los enterró la historia. Y por eso, todo lo que  les representa como simbología y actos de culto a la personalidad deberían de estar también en el cementerio histórico.

En su discurso de proclamación, junto a la Reina Leticia, el recién nombrado Rey Felipe VI se dirigió a los ciudadanos “a los millones de personas de todos los lugares de nuestro territorio, sin cuya participación no se puede entender el curso de la humanidad”. El nuevo Rey marcó el camino para una monarquía “renovada abierta y comprometida con la sociedad a la que sirve”.

Palabras emotivas, cercanas e históricas y luego, los hechos. Un año de reinado y 365 días de cumplir lo prometido. Con nobleza y rigor. De lo que muchos políticos carecen…

En el aniversario de su reinado Felipe y Leticia han rendido tributo a los ciudadanos con conductas ejemplares, con valores como el “sacrificio y el esfuerzo, el mérito y la excelencia, la honestidad, el espíritu constructivo y de superación, la solidaridad de entrega”. Eso se llama marcar la democracia real.

 

MAS QUE SIGNIFICATIVO

También significativo, pero con otro sabor es el vodevil veraniego que se monta en el escenario zaragozano. Puede llevar el título  “Lágrimas de cocodrilo”. Está claro que algo pasa en Zaragoza.

Qué es lo que provoca el clamor en la tierra noble aragonesa? Los que han perdido el mando de poder, unidos como nunca contra los nuevos vientos no paran de llorar por la democracia en peligro. ¿Tienen de verdad razón?

El guión podría empezar así: “y vino Pedro y abrió las puertas y las ventanas del antiguo palacio (el ayuntamiento), para que entren los ciudadanos y el aire fresco. Y empezó a buscar medios para aliviar la dura vida de los desfavorecidos. Y puso el nombre de un digno ciudadano post mortem para que sea como ejemplo de esfuerzo y humildad y porque el príncipe ya era rey”. Titular el pabellón “Príncipe Felipe” quedaba obsoleto.

Entonces los niños preguntarían: y por qué el alcalde es malo?

¿SUENA GROTESCO, VERDAD?

Por que en el trasfondo, el discurso de Felipe VI y el acto del Alcalde Pedro Santisteve van en la misma dirección: dar el  protagonismo a los ciudadanos, que son los verdaderos héroes haciendo la historia y puntualizando que los gobernantes son sus servidores. Éste es el renovado concepto de hacer política en unos tiempos nuevos. Y aunque existan diferencias entre ambos, el Rey y Alcalde van en sintonía.

 

POR QUÉ ENTONCES TANTO RUIDO SIN SENTIDO?

Para desviar el interés del público, mientras se esconden los trapitos sucios de la memoria y  los decoros del pasado. Para olvidar las llagas de la realidad mientras dan palmitas. Para buscar el protagonismo particular y político antes de que llegue el invierno de las urnas. Cualquier crítico dramaturgo diría que es evidente el pánico escénico ante los mecenas…

 

EL FINAL DE VODEVIL ESTA POR ESCRIBIR

Pero la suerte está echada. Y la euforia no para. Sin cesar: las canciones PPopulares, los lamentos de los de la rosa roja, los saltimbanquis de los naranjitos. Sobre todo llorar. ¡Sin parar¡   Llorar por la democracia que según ellos está en peligro. Cualquier paralelismo con el popular refrán ¨el ladrón siempre grita: buscad el ladrón¨ es sólo un paralelismo literario….

Si alguien, caminando por la zaragozana calle “José María Escrivá de Balaguer” recuerda un acto no tan democrático del anterior alcalde de la ciudad, cuando puso todo su empeño “por compromiso personal” en dedicar  una vía zaragozana a una personalidad que causa tanta controversia. Esto me queda por entender …. o consolarme con que la “iluminada” decisión se haya tomado de copas…..

Me queda por asimilar que “Popular” significa, en tantos casos, no tener vergüenza, ser cínico con la memoria histórica de la humanidad. Qué más, sino demencia senil política es olvidarse y dejar en las cunetas a las víctimas del franquismo.   Instituciones como la ONU y el Consejo de Europa sentencian que España ni investiga ni deja investigar violaciones de derechos humanos cometidos durante el franquismo.

Que más, sino cinismo arrogante es decir que las placas con símbolos franquistas son “Patrimonio Artístico” y, además,  subvencionar con dinero público a fundaciones que lo propagan.  Sólo faltaba que dichos símbolos se cuelguen en los museos al lado del “Guernica” de Picasso…. Por eso mejor no llorar, hay que gritar con la voz unánime de todos los ciudadanos.

Con eso el vodevil pierde su gracia,  verdad?    Y para que no se convierta en tragicomedia es la hora de

 

LA MORALEJA

En el castillo de la democracia cabemos todos.

Pero sobran los vasallos y faltan los ciudadanos:

Los que escriben la historia… por eso se merecen ser conmemorados

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather
Pin It

Un pensamiento en “Campaña mediática contamina Zaragoza

  1. Lo mejor… la moraleja. Texto para enmarcar, por lo menos las dos primeras lineas, porque la tercera, lamentablemente no suele ser cierta, hasta ahora la historia la siguen escribiendo los de siempre: ricos y poderosos, reyes y tiranos, dictadores y genocidas, generales y caudillos.

    Sigue dando “caña” que tienes mucha razón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>