Cataluña nos roba

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

Monasterio de Sijena

 

Indignantes las barbaridades que han dicho y hecho los cazurros de Lleida, exaltados por las hordas de macarras de las CUP. Que unos imbéciles quieran seguir rememorando el pasado delincuente y tradicional de Cataluña, el bandolerismo, no es aceptable como excusa, para que los delincuentes irresponsables, expulsados de sus cargos por no cumplir con la ley, se aprovechen de la incultura y desinformación en la que han sumido a Cataluña, tras 30 años de adoctrinamiento en la mentira. Resultado: Seguir provocando un ambiente de tensión y crispamiento en toda España.

Es delirante ver en televisión la resistencia violenta de estas hordas de analfabetos, para impedir que las obras robadas por Cataluña que siempre, siempre, han pertenecido a Aragón, continúen formando parte del expolio sufrido desde hace años.

Tras varios fallos judiciales a favor de la devolución de las obras robadas en sucesivos expolios y saqueos catalanes a Aragón, al fin, y gracias a que el estado ha conseguido devolver a la legalidad a Cataluña, se ha podido recuperar el patrimonio aragonés.

 

¡50 años ya! y ¡20 años reclamando!

Según publica El Heraldo de Aragón “El 26 de julio de 2016, veinte años, después de que comenzase el litigio para la devolución de los bienes, 51 de las 97 piezas reclamadas volvieron a Aragón. Todas ellas habían estado custodiadas en los almacenes y no habían sido expuestas nunca. Previamente al traslado, el MNAC extravió dos frontales de tela y seda que permanecen desaparecidos a día de hoy. Así como el valioso portapaz de Sijena, que fue robado en 1991 de la caja fuerte del museo. Además, el Museo de Lérida sigue negándose a entregar las 44 piezas que mantiene retenidas.”

Añadir que el 83% de la obra estaba guardando polvo en un sótano, como cualquier botín robado por una panda de bandoleros.

El requerimiento de la devolución de las obras, responde a una sentencia de abril de 2015, en la que el juzgado primera instancia de Huesca, declaraba nula la compraventa de 95 piezas artísticas del Monasterio de Sijena y obligaba al gobierno catalán a retornarlas a su lugar de origen. El relato de cómo y cuándo se produjeron los sucesivos expolios, es verdaderamente vergonzoso y muestran perfectamente como la burguesía catalana, lleva impresa la delincuencia y el bandolerismo en su ADN desde hace muchos siglos. Recomiendo a quien quiera informarse al respecto que lea la crónica del expolio que publicó el diario El Mundo en 2016.

Han tenido que pasar viente años, ¡20 años! para que tras sucesivas reclamaciones, sentencias judiciales, e innumerables trámites administrativos, la Guardia Civil haya tenido que intervenir para trasladar las obras. La Generalitat y sus corruptos consellers, mentira tras mentira, han sido tan sinvergüenzas como para no atender en veinte años los requerimientos judiciales. Veinte años pasándose la ley por donde se la pasan los bandoleros de sangre y cultura.

En el último momento, la mezquindad catalana, ha llegado al extremo de volver a robar de su mismo museo una de las obras. Unos lienzos del siglo XVIII que así de repente, de ayer a hoy han desaparecido del museo. Hace falta ser tan sinvergüenza como el director del museo, para que no se te caiga la cara de vergüenza: Bandolerismo catalán hasta la médula. Y por si fuera poco, la responsabilidad del robo recae sobre el Obispado de Lleida: ¡Lo que faltaba!, la Iglesia robando de nuevo.

El indocumentado intelectual Rufián, como no, ha hecho gala de su soberana incultura de chulo fanfarrón de futbolín, afirmando que “el Estado Español ha expoliado obras de arte en la madrugada”. Ni se ha enterado de lo sucedido durante el día. ¿Estaría tomando birras en el futbolín de la esquina?.

Mientras que imbéciles, y reafirmo imbéciles como Rufián, tengan acceso a los medios de comunicación, y además se presenten en una lista electoral, no mejorará nada, todo lo contrario. Quizás si volviera al colegio aprendería a pronunciar la “j” como jota y no como equis. Hay que ser analfabeto para pronunciar Sijena como “Sixena”.

 

El héroe

Esta historia tiene villanos pero también un héroe. Tras muchos años de esfuerzo desinteresado, sin cobrar ni un céntimo, no como los consellers catalanes y toda la fementida canalla de politicastros independentistas, el abogado Jorge Español ha trabajo denuncia tras denuncia, reclamación tras reclamación, pleito tras pleito, para conseguir que los aragoneses recuperemos lo que es nuestro: Que el patrimonio de Sijena comience su regreso. Y advierte: “De incumplirse las sentencias judiciales, los responsables estarían incurriendo en un presunto delito de apropiación indebida del patrimonio histórico español. Un delito que puede llegar a pagarse con 6 años de prisión. Los responsables serían los dos consellers que han estado implicados en este proceso. El anterior, Santi Vila, y el actual, Lluís Puig.”

¿También los convertirían en “presos políticos”?.

 

¡80 años han pasado del expolio!

Además de estas piezas, quedan pendientes otras que están en Barcelona, robadas después de la guerra civil, con la excusa de restaurarlas. Son las obras de la sala capitular del Monasterio de Sigena, que ya el supremo dictaminó su devolución a la Diputación de Aragón. El valor de los frescos es incalculable por su extraordinaria relevancia dentro del arte románico

Veremos si el gobierno provisional de la Generalitat y los procesos judiciales llegan a tiempo, antes de que vuelva a ser secuestrada por bandoleros catalanistas o por cobardes colaboracionistas como lo ha sido el PSC durante 40 años.

La Policía Nacional ha intervenido varias piezas a particulares en los últimos años, siguiendo los requerimientos judiciales que conceden la propiedad de todos los bienes a Aragón, no existe la mentira que durante el día de hoy y los que vengan, escupirán los independentistas a los cuatro vientos, alardeando de su ridículo victimismo habitual. Nadie les ha “expoliado” nada, simplemente, la ley devuelve todo lo que se ha robado a sus dueños, a todos los aragoneses que tienen el derecho de mostrar al mundo su patrimonio cultural. El patrimonio cultural de la nación que formó España y que desde hace siglos viene siendo ninguneada por Castilla y expoliada por Cataluña.

 

Aún hay más robos de Cataluña a Aragón

Pero aquí no acaba todo: Faltan otras 113 obras expoliadas de la Franja Oriental de Aragón, por el Obispado de Lleida. Siguen en trámite de reclamación y le pese al cazurro leridense que le pese, Aragón recuperará, tarde o temprano. Hay sendas sentencias del Tribunal Constitucional de España y del mismísimo Vaticano, que ya obligan a los ladrones catalanes, a devolver las obras a sus legítimos dueños, los ciudadanos de Aragón.

Los aragonés estamos hartos ya de los robos de Cataluña, estamos hartos ya de ser ninguneados por el Estado Español y tal como comentamos en familia, con los amigos, se nos están “hinchando los huevos ya”. Recordar que en Aragón hablamos poco, hacemos poco ruido, pero cuando hablamos, como en tantas otras ocasiones históricas decimos la última palabra.

En nuestra cultura no cabe la mentira, el bandolerismo, la delincuencia, la cobardía, ni las ilegalidades en las que se fundamenta la cultura tradicional catalana. En nuestra tradición solo cabe ir con la cabeza bien alta y con la verdad por delante. Ante todo, honrradez.

 

Conclusión

No hay nada mejor que convertir en borregos incultos a tres generaciones, para que las mentiras de la delincuente burguesía catalana, generen furibundas emociones en las algarabías de paletos.

El adoctrinamiento educativo de la Generalitat durante 30 años, nos ha dejado a todos los españoles la triste herencia de tres generaciones de analfabetos en Cataluña, a los que tendremos que soportar durante toda su vida. Tres generaciones de incultos que se niegan con terca estupidez, en reconocer la verdad:

· Que la “senyera” es mentira, que es la bandera de Aragón, la bandera que robaron a Aragón en los 70, Pujol y su mafia burguesa, consiguiendo que fuera el símbolo oficial de una tierra a la que no le pertenece.
· Que los países catalanes son una gilipollez histórica que nunca existió ni existirá. Que Cataluña nunca fue un estado y mucho menos una Corona. Y la tapada realidad: que Cataluña fue durante siglos una zona de bandoleros y delincuentes, como bien se refleja en la literatura de tres siglos… hasta en El Quijote.

No nos extrañe si dentro de unos días, esta pandilla de desquiciados, comienzan a decir que El Quijote es una obra propia del fascismo españolista, que ha inventado el Estado Español para a través del 155, expoliar a los pobrecitos y llorones catalanes independentistas.
¿Qué barbaridad les queda todavía por inventar?.

¿Puede existir sobre la faz de la tierra gente más ridícula y estúpida que una o un hipócrita y mentiroso independentista catalán?.

 

Evidentemente no. Han llegado tan lejos, que ya han pasado de dar pena a dar asco. Esta locura desmedida de inventar cada día – ¡cada día! – una mentira más, todos estos comportamientos miserables, mentirosos, estafadores, ruines y victimistas, les has llevado en un par de meses a conseguir que el odio comience a surgir en cada pueblo de toda España, contra todos los catalanes; aunque la mayoría de ellos no tengan nada que ver con la gentuza, que se autoproclama a todo bombo y platillo como “independentistas”, cuando en realidad tan sólo son unos delincuentes, que se han saltado sin rubor hasta sus propias leyes.

Los españoles estamos hartos ya de esta cuadrilla de bandoleros burgueses catalanes, acompañados de los descerebrados camorristas de la CUP, saltándose continuamente las leyes, el respeto y la educación. Inventando ofensas, mentira tras mentira, para manejar a una masa que ni sabe de donde viene ni a donde va. Queremos que nos dejen en paz.

20 años de litigio para que los bandoleros catalanes de la Generalitat y el clero, de nuevo la burguesía y el clero unidos para manipular a la masa descerebrada, devuelvan lo que habían robado.

Como ciudadano aragonés y español, desde la ideología de izquierda, reclamo al estado español que trabaje por la unidad y que corte ya de forma tajante, con estas alboradas de bandoleros incultos, que provocando sin saber para qué, están tensionando a todos, por nada y para nada. Dar la tabarra para llamar la atención, como disfuncionales críos llorones, que sólo quieren conseguir sus absurdos caprichos, caiga quien caiga.

¿Dónde quieren llegar esta panda de lerdos?.

¿Tenemos que soportar 44 millones de españoles a 2 millones de idiotas?.

 

Enlaces de interés:
El expolio de los bienes de Sijena - Heraldo de Aragón 
El expolio de los frescos de Sijena por 4.000 pesetas
Identidad y patrimonio: El monasterio de Sigena
Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather
Pin It

Comentarios cerrados