La Izquierda en España revuelta

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

La Izquierda revuelta en España

El escenario de la izquierda en España está revuelto. Algunos veníamos augurando que era cuestión de tiempo. El PSOE dice ser de izquierdas de nuevo, todo está por ver. Ciudadanos ya no quiere ser de esa supuesta y mentirosa “centro izquierda” con la que quería engañar. Izquierda Unida, ha desaparecido y Podemos ya no puede evitar acercarse a su final. Operación fallida.

Tras el abandono de todo el cuadro fundador y de tantos otros dirigentes, la crisis de Podemos no se puede ocultar. Desde hace cuatro años se han ocultado los abandonos constantes de la militancia, pero el abandono de los dirigentes mediáticos enciende la alarma. El fanatismo de los simpatizantes, es tan radical, que los abandonos de la militancia por bien justificados que estuvieran, se recibían con desprecio e insultos. No servían para la reflexión o la autocrítica. Si alguien se iba, por mucho que justificara su abandono, los descerebrados radicales lo acusaban de falso o de golfo. Sin embargo a estas alturas, por mucho fanatismo, por mucha falta de cerebro, síntoma habitual entre los pocos aberchandals que le quedan a Podemos, cada nuevo abandono indica al votante de izquierda que debe despertar.

Podemos tiene un gran problema y muchos pequeños. El gran problema se soluciona con rechazar al tirano Iglesias y su corte de niñas caprichosas, como líderes de la propuesta electoral de izquierdas. Los problemas pequeños se solucionan trabajando en un proyecto sincero y real, no en una lista de proclamas fantasiosas y desgastadas. El votante maduro, sensato, inteligente, por muy de izquierdas que sea, ya no se puede tragar las contradiciones, pantomimas y chorradas excéntricas, de esta panda de sobreactuados niñatos y niñatas.

El que fuera el proyecto más ilusionante y de mayor repercusión en España, ha cresultado una decepción. El que hace cinco años se encumbrara como líder de ese necesario cambio, para conseguir igualdad entre los ciudadanos en España, parece haber perdido el rumbo, se ha evaporado su carisma de tertuliano inbatible, descubriendo su contradictorio perfil de vendedor de humo.

Pablo Iglesias quizás fuera uno hace cinco años y ahora sea otro. O quizás siempre fue el que se descubre ahora. Hace cinco años, millones de españoles creimos en el proyecto Podemos, como forma de empoderarnos, para decidir nuestro futuro participando en política. Los españoles, indignados y bapuleados por la derecha corrupta de Rajoy y Zapatero, nos movilizamos. Esa derecha que se aprovechó de la crisis finaciera internacional, para convertirnos en precarios, rescatar a las cajas de ahorros en quiebra por los chanchullos de PP y PSOE, y dejar a precio de saldo los activos de las cajas, junto al regalo de un inmenso crédito a la banca. Rescate o crédito, lo mismo da, que deberemos pagar todos los ciudadanos durante varias generaciones.

Había mucho que hacer, mucho que cambiar y más que trabajar todos juntos.

Lo importante de la frase era precisamente “todos juntos”. Lo que nadie escuchó entonces y tampoco ahora, es la realidad que se escondía detrás de un ambicioso proyecto personal, que sólo necesitaba a la gente para conseguir votos. Citando sus propias palabras, “La política tiene que ver con la fuerza que tienes” (El hormiguero 26/03/2019). A fin de cuentas, más de lo mismo. El Iglesias actual, ya es transparente para todos, es simplemente otro politicastro estafador a la vieja usanza, al que sólo le importan sus metas personales, su alto nivel de vida y canalizar su ego narcisista en un proyecto misógino al que muchos hace tiempo que llamamos “Pablemos”.

Podemos pierde la Comunidad de Madrid

La situación electoral en la Comunidad de Madrid que se plantea desde marzo de 2019 es un claro reflejo. Las tres familias amalgamadas en Podemos, se disgregan y se presentan por separado a las elecciones regionales. Cada una con sus socios:

  • Anticapitalistas se asocian con los restos de Izquierda Unida. Son el grupo de ideología más izquierdista de base comunista. Su propuesta es la de siempre: Ser de izquierdas y punto. Sin soluciones, sin pretenciones.
  • Errejonistas (los intelectuales de la Complutense) con Manuela Carmena e independientes. De ideología socialista, mediáticos, han optado por su pragmatismo habitual, elegiendo la opción más fácil para llegar a gobernar.
  • Iglesias y su “Pablemos” compuesto por su familia y amigas, siguen su auténtica ideología: Seguir al macho alfa, que sigue los caprichos de la hembra alfa. Una ideología muy biológica y poco innovadora. La misma que sigue desde siempre la “casta” de la nobleza y la burguesía.

La diferencia es que los dos primeros grupos se han independizado por las circunstancias, como oposición al estalinismo tiránico de Iglesias. La tercera, “Pablemos”, ha seguido por el mismo y equivocado camino que inició hace años.

Iglesias y su vieja estrategia estalinista del engaño populista

Algunos denunciamos hace cuatro años que Iglesias tenía su propio y personal proyecto para Podemos: Formar un partido para sí mismo, “Pablemos”. Una cosa es ser el fundador de un partido y ofrecer a toda la ciudadanía un proyecto en común; y otra muy diferente aprovecharse de la gente para conseguir ambiciones personales. Desde el principio, la dirección de Podemos fue extrañamente contradictoria. Por una parte, se escenificaba la participación ciudadana, se invitaba a toda la ciudadanía a participar, votar y hacer partido. Y por otra parte, interrnamente, se negaba la participación, se boicoteaban las propuestas ciudadanas (los círculos), la comunicación y la integración de la militancia activa en la construcción del partido. En ese inicio, se acallaba a la militancia crítica con la justificación de que todo iba muy deprisa y fallaban los procesos organizativos. Una falacia para esconder la realidad. En Podemos, desde siempre, todo lo decide personalmente Iglesias y su corte. Los candidatos a las listas, fueran de donde fueran, estaban siempre elegidos a dedo por el propio Iglesias. Esa es la verdadera razón de que las Mareas en Galicia, o los “en común” o “se puede” en Barcelona, Zaragoza, Madrid y tantos otros municipios, fueran por su cuenta. Sólo dispuestos a una coalición, pero sin integrarse en Podemos. Con la misma ideología y las mismas propuestas programáticas, se hacía imposible integrarse en un partido que no promovía la integración, si no el poder absolutista y personal de Iglesias. Las votaciones telemáticas de las listas han sido tan sólo escenificaciones, que acaban en el pucherazo habitual para que las cosas salgan como Iglesias decidide. Algo que todos, desde dentro, ya sabíamos. Desde la primera votación hasta la última. Hay pruebas de ello. Algunos fuimos los primeros en denunciarlo ya a principios de 2015, pese al bulling y las descalificaciones recibidas.

La situación ha terminado por reventar en 2019 y se ha escenificado con los sorprendentes abandonos de Errejón y Espinar. El del primero, de meditada estrategia política. Errejón se va pero no abandona el partido para volver cuando termine de caer Iglesias. El de Espinar es el abandono del hartazgo. Quien fuera el delfín del emperador Iglesias, se ha cansado ya de trabajar para nada, según se deduce de sus palabras y de aguantar los caprichos de la reina regente, Montero. Entre niños anda el juego. Es lo que tiene un partido político de veinteañeros. Como bien ha dicho su padrino político Jorge Verstrynge “el problema de Podemos es su juventud”.

Iglesias vuelve fuerte pero no convence

Las últimas declaraciones del dueño y señor de “Pablemos”, son mensajes mas “Pablemos” que nunca. “Hemos dado vergüenza ajena con nuestras peleas internas” (La sexta noche 23/03/2019). A Iglesias le dan vergüenza ajena los demás, pero él nunca se da vergüenza así mismo, siendo el principal responsable de los errores de Podemos. En la entrevista, siguió recomendando que no se debían hacer críticas a los compañeros en los medios, mientras ponía a parir a Carmena. Los síntomas del trastorno narcisista de personalidad son imposibles de disimular.

Dice, “Estamos mas cerca que nunca de alcanzar el gobierno” (El hormiguero 26/03/2019), cuando está más cerca que nunca, de conseguir los peores resultados electorales de la historia del partido. Cuando menos coaliciones ha conseguido, rechazos en las Mareas y otras confluencias, y cuando más abandonos de militantes lleva acumulados. Pero para él, la política sigue siendo una cuestión de tiranía, “La política tiene que ver con la fuerza que tienes” (El hormiguero 26/03/2019), no aprende ni aprenderá. Sigue soñando con “asaltar los cielos” en sus delirios de grandeza. Para terminar insistiendo en el mantra narcisista y egocéntrico de siempre: “si yo no estoy, todo se derrumba, y declara “El cartel fue una cagada cósmica” (El hormiguero 26/03/2019), refiriéndose al cartel “VUELVE” en el que se le muestra como el líder mesiánico con tintes machistas que en realidad es.

La lista de frases memorables se incrementa con cada nueva aparición en público del decadente Iglesias, en el pasado mediático y en el presente simplemente ridículo.

Podemos y su falta de democracia Interna

Esa aparente pero falsa democracia interna, gracias a la tecnología, la ha copiado otro partido político. Ciudadanos, un partido que siempre ha sido vertical, de claro liderazgo coercitivo, y de ideología “a ver que vendemos hoy sobre la marcha para engañar a alguien”, va necesitando aparentar cierta horizontalidad para seguir creciendo internamente. Una cosa es tener un líder más o menos mediático, acompañado de un pequeño grupo de otros mediáticos de segunda fila, y otra muy diferente, mantener una gran estructura interna de militantes de base y militantes a jornada completa, para conseguir millones de votos. Un proyecto de la embergadura de un partido político en un país de 46 millones de ciudadanos, no puede ser una cuadrilla de colegas dispuestos a forrarse con los futuros chanchulletes políticos y vivir como reyes gracias a los desmesurados salarios públicos.

Los partidos en crecimiento tiene dos opciones: Crecer de verdad, aceptando a quien quiera unirse al proyecto y aceptando que el partido evolucione hacia donde diga la mayoría; O bien, hacer justo lo contrario, crecer en base a un equipo ferreamente controlado por el líder, para llevar el partido donde decida éste o el grupo dirigente. Tal como abiertamente hace Vox. El criterio en la izquierda, por la propia idiosincracia de la ideología de izquierdas, es siempre el primero. Es inaceptable un chiringuito en torno a un líder mesiánico. Aunque Iglesias insista en su supuesta excelencia en esa politología de la que presume y que sólo se cree el mismo, la realidad es que los resultados obtenidos se los ha proporcionado su discurso populista.

Las opciones de izquierda a la Comunidad de Madrid

Las decisiones de las formaciones de izquierda para la Comunidad de Madrid, tanto la de “Ahora Madrid”, como la de “Madrid en Pie” son perfectamente lógicas en el contexto actual de la Comunidad de Madrid. “Ahora Madrid” es la opción pragmática para gobernar entorno a un equipo mediático, activistas e intelectuales, que tiene experiencia de gobierno. El equipo de Carmena lo ha demostrado con éxito, consiguiendo una enorme rebaja de la deuda acumulada por el PP en el ayuntamiento, e implementando varias medidas sociales y ecológicas muy importantes. Además de llevar adelante la gestión municipal de la capital de forma brillante. Lo absurdo es que Iglesias haya antepuesto su tiránico narcisismo a la realidad y pretendiera boicotear una propuesta que ya había demostrado con hechos su eficacia y tirón popular en el ayuntamiento de Madrid.

La lista “Madrid en Pie” representa la propuesta ideológica tradicional de izquierda. Proponen una lista integradora en la que dicen que caben todos. Es una clara rebelión, un claro aviso de los que no están dispuestos a bajar la cabeza ante el tirano encoletado. Son los restos de Izquierda Unida. Incluso hay quien opina, que pudiera ser una operación de oportunistas de tercera fila, con muchas ganas de conseguir un palco en el teatro de la política. Aunque por supuesto, con unas formas muy dogmáticas de cara a la galería.

La propuesta que no convence ya, es la de “yo pongo en los cargos a quien a mi me da la gana”. Iglesias ha caído ya en un peronismo ridículo que hoy en día no tiene cabida. Las contradicciones entre lo que dice y lo que hace son tan burdas que rozan lo ridículo. La ideología que sigue Iglesias es la de aquí mando yo y hago lo que me da la gana con mi partido. La gente de izquierdas, desde dentro y desde fuera, le está diciendo claramente que suyo será su partido, pero que se lo va a quedar el solo… y sus amiguitas.

Iglesias favorece a su familia y amigos

El principio del fin fue imponer a su entonces reciente pareja como número dos en el partido. Una desconocida que entonces aparecía en los últimos puestos del Consejo Ciudadano de Podemos. Sin experiencia laboral, política o de ningún tipo y sin llegar ni siquiera a la treintena. Eso supuso la desintegración del equipo que fundó el partido. El rey del engaño recurrió a la escenificación teatral de una absurda Asamblea General, Vistalegre-2. Una excusa de cara a la militancia, para eliminar a quien plantaba cara a sus desmadres megalómanos. Se olvidó que tras Errejón, había ya demasiada gente eliminada, boicoteada, olvidada y defraudada por Iglesias. Además del núcleo fuerte del poder en Podemos, la intelectualidad de la Complutense. En cuanto la nueva lideresa tomo posesión del cargo, la criba para imponer a los amigos y familia fue descarada. La nueva dirección está compuesta por las amigas y afines a Montero, la mayoría veinteañeras. Un patio de colegio.

De este hecho, ya dejó constancia en su día uno de los fundadores, Luis Alegre, a través de un artículo y declaraciones en los medios. Después, se fueron sumando abandonos, algunos de ellos mediáticos, como el de Bescansa, Bustinduy, Espinar, los cuadros regionales, las crisis sucesivas en Barcelona y otros muchos con menor repercusión. La lista para enumerar abandonos es mas larga que la de los que se han quedado.

El remate de las contradicciones graves de Iglesias fue el asunto del “casoplón”. Su egolatrismo provocó que un asunto privado, comprar un chalet, gracias a su elevado salario de político profesional, se elevó a noticia trascendente para todo el país. Incluso para la prensa rosa. La contradición era tan evidente con todo su discurso anterior, que le pasó una gravísima factura. La militancia se enfadó y tuvo que montar el teatrillo habitual de la votación telemática con pucherazo incluido. hay que tener muy en cuenta que los resultados de una votación digital son inmediatos. En este caso, como en la mayoría de las elecciones electrónicas de Podemos, los resultados se retrasaron demasiadas horas. Curiosamente en unas votaciones el retraso es de unos minutos, en otras de horas y en algunas de días. Lo que evidencia los pucherazos contínuos que se producen en estas “votaciones telemáticas de Podemos”.

Montero no ayuda, todo lo contrario, su descomunal ambición junto a su caprichosa juventud, la ha llevado hasta al punto de sugerir entre líneas, que ella será la nueva secretaria general de la formación. Dicen que a buen entendedor pocas palabras bastan. Por otra parte, sus juegos lingüísticos de niñata revoltosa, son un coladero de votos de gente sensata y madura. Jugar a hablar con la “a” o con la “e” no deja de ser un clásico juego infantil que todos hemos practicado en la infancia. Pero lo que ya ha clamado al cielo, ha sido imponer como candidata de Podemos a la hermana de la anterior portavoz, Clara Serra.

Demasiada familiaridad. Si ya es grave imponer a una pareja como segunda de abordo, imponer a la hermana de la anterior portavoz para el mismo cargo, encabezando una lista electoral, ya es el colmo. Isabel Serra, una jovenzuela de 29 años, a la que a duras penas le llegan las tablas para hablar en público, ha heredado el cargo de su hermana mayor. Y nada más y nada menos, que para futurible presidenta de la Comunidad de Madrid. Ridículo. Este amiguismo familiar llega al absurdo, solo se entiende si tenemos en cuenta que le partido a día de hoy, es una pandilla de veinteañeros con cargos públicos demasiado grandes para tan escasa experiencia vital y laboral. ¿Desde cuando los veinteañeros están preparados para gobernar?, ¿Acaso en la empresa privada tendrían un cargo superior a becarios?, ¿O quizás son un grupo “excelentemente preparado” para irse de fiesta todos juntos el fin de semana?. De risa.

Reflexión sobre la izquierda en España

La situación que plantea para la ciudadanía esta disgregación de partidos de izquierda no es buena. Con el mismo programa electoral, una ideología muy similar y tan solo pequeñas diferencias en el enfoque estratégico, la disgregación, es un error. Facilita la pérdida de escaños debida a la absurda e injusta ley electoral española, basada en el sistema D´Hont. El egocentrismo narcisista y autoritario de Iglesias y sus errores organizativos internos, dejan en bandeja la victoria a la derecha, que aunque separada en tres partidos no tiene problemas para unirse y formar gobierno. Con el gravísimo problema de que siga la peligrosa tendencia de extremarse a la ultra derecha franquista que propone Vox. Peor imposible.

La única opción para conseguir un futuro digno de la mayoría de los ciudadanos en España, es votar al PSOE de Sánchez, que parece haberse teñido de algo de socialismo y una pizca de izquierda. Con sus últimas decisiones como gobierno, pese a gobernar por decreto ley, Sánchez ha demostrado tener en cuenta a la mayoría de los españoles y en especial a los más desfavorecidos. Al menos eso parece, tiempo al tiempo.

Pasarse de frenada, trae las consecuencias que ya ha sufrido Podemos y las que va a sufrir en la futura deriva descendente: El previsible desastre electoral en las próximas elecciones. Iglesias el estalinista, se ha quedado solo con la familia, amiguitos y amiguitas, y una clac de palmeros sexagenarios, de bajísimo nivel cultural, que se ponen muy violentos en las redes sociales si alguien habla mal de su nieto adoptivo con coleta.

Iglesias demuestra día a día, lo poco que le importa la ciudadanía, su falta absoluta de compromiso ideológico, lo mucho que le gusta el dinero que entra en la familia desde los cargos públicos, y que pese a quien pese, el antisistema se ha convertido en casta, para hacer realidad los caprichos de su señora… perdón por el anacronismo, dejémoslo en los caprichos de su pareja… o “parejo”.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather
Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.