Que pasa en Grecia

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather

corralito en Grecia

 

Grecia se sumerge en el caos financiero y ordena un “corralito”

Este domingo 28 de junio, el gobierno griego anunció que los bancos no abrirán sus puertas hasta el próximo 7 de julio. Quiere dar tiempo al referéndum de consulta para imponer un control de capitales y evitar al retiro de fondos de los bancos. Así mismo, el primer ministro Alexis Tsipras, ha ordenado una medida por la que los griegos solo podrán retirar hasta 60 euros por día de los cajeros automáticos, si bien, ha asegurado que los salarios, pensiones y ahorros de los griegos están garantizados. Se permiten las transacciones por Internet y tarjetas de crédito en todo el país, la mayoría sin límite, siempre que no se realicen transferencias de dinero al extranjero.

¿Qué es el corralito?

Esta situación podría provocar el temido efecto de derrumbe del sistema financiero, conocido como “corralito”. El tristemente célebre “corralito” recuerda lo que sucedió en Argentina hace 15 años, donde se bloquearon los ahorros que los ciudadanos tenían en los bancos. Los argentinos ante su continuada crisis económica, pensaron que el gobierno devaluaría el peso. Por lo que comenzaron a retirar masivamente de los bancos sus ahorros para convertirlos a dólares y así proteger su valor.

En Grecia, ante la posible salida del euro, se produce un temor similar y los ciudadanos con mayores ahorros en los bancos, han estado sacando su dinero en euros, para llevárselos a Suiza y otros países. Intentando evitar la devaluación del dracma, su moneda anterior, si Grecia sale de la zona euro.

La situación a día de hoy, ya no es la provocada por las grandes fortunas que han debilitado a la banca, sacando fuera del país el capital, si no por la necesidad de la ciudadanía con menor poder adquisitivo, de disponer del dinero necesario para su subsistencia.

 

¿Que está sucediendo entre Grecia y la UE?

Las negociaciones para el pago de la deuda de Grecia a la Comunidad Europea, ha sido una historia negociaciones al límite para mostrar posiciones de fuerza por ambas partes. Parece que el fondo de las negociaciones tienen más que ver con las ideologías políticas que con la resolución del problema sobre el que están tratando. Por una parte, la Europa controlada por las ideologías neo-liberales cuyo propósito es seguir empobreciendo a la población, mientras los más ricos siguen viendo crecer sus fortunas; y por otra parte la ideología de la defensa de la ciudadanía, como la de Grecia, el primer estado que ha conseguido llegar al gobierno desde el voto popular.

La UE y el FMI realizaron una oferta final, extendiendo durante cinco meses el programa de rescate de la deuda griega, con 12.000 millones de euros, a cambio de que el gobierno de Tsipras aceptase más reformas. Todo ello dentro de un marco de extrema presión pues este próximo martes vence un plazo de 1.600 millones de euros para pagar al FMI.

Es por ello que el gobierno elegido por la ciudadanía de Alexis Tsipras ha solicitado su opinión al pueblo griego, en un acto de valentía y responsabilidad democrática, mediante un referéndum en el que se pregunta a los griegos si el pueblo apoya o rechaza la última oferta de la UE y el FMI.

 

Soluciones desde el PP en España

Aznar rebuzna sobre la crisis en Grecia, volcando falacias estremecedoras hacia “los populismos de extrema izquierda” según sus propias palabras. Olvida los populismos del PP con Rajoy a la cabeza y los robos de guante blanco a la administración que ha protagonizado recientemente el mismo Aznar junto a su familia. En una patética intervención desde la Fundación FAES, la fundación sufragada con fondos públicos para promover la ideología neo-liberal, ha llegado incluso a declarar que no piensa votar al PP de Rajoy. Declaraciones como las de Aznar, definen el modelo vacío de contenido de soluciones a los problemas europeos, abanderando un populismo tremendista que sólo persigue desestabilizar la democracia y mantener los privilegios de la casta de corruptos que lidera el anacrónico Aznar, con o sin botella.

 

Cabe por tanto una seria reflexión por parte de la ciudadanía:

· ¿Estamos dispuestos a a seguir manteniendo a los ricos y corruptos populistas, que siguen apoltronados en los gobiernos de casi toda Europa?

 

· ¿Somos ciudadanos los suficientemente maduros y responsables como para gobernarnos nosotros mismos?

 

· ¿Entendemos que es la democracia?

 
 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather
Pin It

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>